4.4.14



formas de resistencia / una entrevista a miguel casado


Esta entrevista presenta como horizonte de conversación el último libro ensayístico de Miguel Casado, La palabra sabe. El texto aparece seguido y acompañado de dos poemas suyos citados en una de las preguntas, y cuya reproducción queremos agradecer a su autor y a sus editores.


           

LRA.- La palabra sabe (Ed. Libros de la resistencia, 2012) recoge ensayos críticos sobre temas diversos y sobre varios autores (Rimbaud, Machado, J. R. Jiménez, Valente, Gamoneda, Ullán…). Pero ofrece, sin duda, una articulación en torno a una serie de cuestiones. Y una de ellas, si no la principal, se sustancia en repensar el concepto de «autonomía del lenguaje poético». Aceptando la oportunidad de tal distinción, propones, sin embargo, una relación más rica entre realidad y palabra. ¿Podrías esbozar este replanteamiento de la cuestión?

, yo diría que La palabra sabe reúne, por un lado, una serie de lecturas particulares tanto de poetas concretos como de cuestiones teóricas, y, por otro, tiende algunos hilos que comunican unos ensayos con otros. Así, el vínculo entre palabra y realidad, la búsqueda de un tipo de pensamiento negativo que funcione como espacio de libertad y crítica, las coincidencias y contradicciones entre lo personal y lo político, o entre la biografía y la materia de la vida, o entre las poéticas y la escritura de los poetas, el viejo tema del alma y el cuerpo, la experiencia del tiempo, etc.
  De algún modo, el vínculo entre palabra y realidad al que te refieres lo veo en ese contexto y no es fácil aislarlo. Aunque vengo ocupándome de ello desde hace tiempo, quizá el ensayo inicial de este libro, para el que retomo el título de Francis Ponge (“Tomar partido por las cosas”), sea el intento más sistemático de tratarlo. Lo vario del planteamiento, que reúne la discusión de algunos problemas teóricos y de las posiciones mantenidas acerca de ellos con el análisis de una serie de poemas o fragmentos, hace difícil resumirlo. Me limitaré entonces a nombrar algunos elementos.
  El punto de partida es el discurso de los formalistas rusos, centrado en la obra de Shklovski; esto me lleva a señalar, primero, cómo la unidad inseparable entre forma y contenido que se da en el poema, no supone en absoluto la falta de un contenido o de una relación con la realidad, ni la existencia de alguna clase de forma vacía. En esta línea, y en segundo lugar, me fijo en la idea de extrañamiento de Shklovski, que se daría –para él– en cualquier rasgo textual, de la índole que sea, que permita recuperar la nitidez perceptiva, liberar la lengua y la realidad de los códigos que las asfixian y manipulan.
  Hay, así, en mi texto una posición afirmativa de la autonomía del poema (del arte) y otra interrogativa, reflexiva, algo distanciada del modo en que se suele afirmar. Creo que es preciso defender la autonomía del poema frente a las heteronomías, es decir, los criterios o valores externos a él que tratan de regirlo, llámense mensaje político o forzada doctrina de escuela; el poema es crítica del lenguaje, búsqueda de un lugar singular de lengua-mundo, y ni su riesgo ni su medida vienen dados por las ideas que exprese o por el personaje que pueda aparecer en él o por sus compromisos y deudas extrapoéticos. Pero, al mismo tiempo y por el contrario, pienso que el principio de la autonomía puede cuestionarse en cuanto a la relación entre palabra y realidad: comparto la idea de que la realidad no está dada, sino que se va construyendo en el poema, pero, en efecto, se va construyendo, se va percibiendo ahí; numerosos gestos del poema señalan a la realidad, se vinculan con ella: es imposible pensar el poema sin una base referencial fuerte, sin reconocer que la lengua que habla en él se refiere a lo real. Muy sucinta y esquemáticamente, por ahí irían las cosas.


LRA.- A propósito de esa relación, de la crudeza de lo vivo, de su penetración en la lengua poética, ¿ha opuesto resistencias propias la tradición poética española?, ¿ha sido menos o más permeable que otras?

Tendría que decir que soy muy escéptico respecto a la existencia de una “tradición poética española”: ¿qué nombraría?, ¿qué abarca?, ¿la poesía escrita en castellano en España?, ¿la poesía escrita en español en el mundo? Pienso que toda tradición está fragmentada por conflictos y contradicciones que impiden tomarla como un conjunto –y, si no se la toma así, quizá el sentido de tu pregunta se vacía o se traslada.
  Tal vez una de las líneas de evolución de la poesía moderna, a partir del Romanticismo y el Simbolismo, ha sido el predominio de mecanismos analógicos en sus diversas formas, de la metáfora a la imagen que, por motivos para mí desconocidos, suele llamarse irracional. Esto ha llevado, con el tiempo, a una codificación y a una serie de desplazamientos de sentido que parecen de signo metafísico, de modo que la realidad, en vez de construirse, retrocede. Este fenómeno afecta a todas las “tradiciones” –podría decirse que, cuanto más convencionalmente realista es una poesía, más pesan los códigos y más retrocede en ella la realidad– y encuentra también en todas las “tradiciones” formas de resistencia. En mi trabajo crítico trato de detectar esas formas de resistencia, mostrarlas y escribir sobre ellas.


LRA.- Releyendo tu obra poética, he creído percibir esa preocupación por la penetración del detalle vívido, objetivo. Podría mencionar varios textos, así, p. e., «Es una noche de lluvia…» (en Tienda de fieltro, 2004), pero igualmente en la sección “Para una teoría del color” de Invernales (1985), tu primer poemario. Tal vez con menos evidencia en esta segunda y temprana obra, aunque, p. e., en el poema «Cuando se acerca marzo» irrumpe de pronto con fuerza la imagen entre esqueletos de geranios. [Se reproducen ambos poemas citados tras la entrevista] ¿Has sido consciente en tu discurso creativo, en tus poemas, de esta preocupación, de esta veta?

Suelo decir que los poemas saben más que el poeta. Respecto a tu pregunta, esto querría decir que la escritura de poesía descubre las cosas antes que la crítica o la teoría, que estas aprenden de aquella y no al contrario. Por otro lado, es verdad que la escritura reflexiva acerca de la poesía permite hacer más conscientes algunos procesos que han intervenido en los poemas; el poeta es consciente de lo que hace, pero no necesita formular esa conciencia en una lengua distinta a la del poema; el crítico sí la formula; tal vez uno potencia al otro.


LRA.- Mientras leía los ensayos, en especial el primero, donde te ocupas más decididamente de este asunto, me inquietaba la suposición de que el problema realidad material vs lenguaje poético no se expandiese hacia la dicotomía ciudadano vs sujeto poético. Pero, claro, este desarrollo aparece más adelante y a propósito de más de un autor, aunque de forma directa en referencia a la obra poética de Antonio Gamoneda. En la línea matizada que ya has esbozado, ¿cabe, entonces, preguntarse por la validez crítica de un biografismo filtrado, reformulado? ¿Qué alcance tendría en la poesía?

No sé si entiendo bien el sentido de esa inquietud; es como si hubiera un desarrollo debido o esperable, desde algún punto de vista, y se decepcionara una expectativa al no atenerse a él. Por otro lado, ¿hay una oposición fundamental entre ciudadano y sujeto poético?; supongo que te refieres a la voz del poema, a un sujeto enunciativo, pero tanto este término como el concepto de ciudadano llevan ya incorporada su propia perspectiva, su teoría. Y la separación entre ambos planos no la veo necesariamente negativa; por ejemplo, me interesan política y poéticamente más los poetas que participaron de modo activo en el 15M y siguen en los movimientos sociales, aunque sus poemas no hablen de ello, que los poetas que se apresuraron a presentarse en la prensa como la voz poética del 15M y a publicitar los poemas que lo tematizaban.
  Y, ya que me refiero a lo temático, no me parece que los temas sean importantes en la poesía; ni lo biográfico ni ninguna otra clase de tema. Me interesa el trabajo que hace la poesía a la vez con la lengua y el mundo, inseparables; me interesan las propuestas de lengua y de mundo que, inseparables, surjan de ahí. Todos los temas valen, dan igual.


LRA.-  Hemos comentado con brevedad ineludible las relaciones palabra-objeto y ciudadano-sujeto poético. Me gustaría llevar estos nudos del análisis crítico a la “historiografía” de la literatura, en especial de los textos poéticos. Parece claro que algunos modelos, cómodos pero imprecisos –incluso falsificadores-, han quebrado en el relato de la historia literaria.  ¿Sería posible plantear tal historiografía a partir de núcleos problemáticos como los tratados arriba? De otro modo, ¿sería viable y conveniente la articulación del relato historiográfico en torno a los poetas cuya obra haya ofrecido una respuesta singular y decisiva a estos – y otros −  nudos teóricos?

El objeto de la crítica es la singularidad del poema o del poeta, lo que le hace ser él, distinto; y no buscar las semejanzas entre unas obras y otras que, mediante la simplificación y los comunes denominadores, preparan la cómoda y falsificadora tarea de la clasificación y la agrupación. De modo que la articulación del relato histórico requeriría un trabajo previo de crítica muy amplio y serio, una crítica pegada a los textos, concreta en su lectura de los autores y autoras, sin premisas teóricas previas que deban imponerse a los poemas según se va leyendo. He trabajado durante muchos años en eso: profundizar en la obra de buen número de poetas que me parecían necesarios, leer sus textos, poner en evidencia el carácter de los modelos historiográficos fosilizados que circulaban; y, sin duda, cabe celebrar que al fin hayan quebrado, como dices.
  A partir de este fundamento, el relato histórico se podría luego articular desde distintas perspectivas, de muchas formas diferentes. En todo caso, siempre habría que partir de los poemas y de los y las poetas, ¿no? Si se partiera de cómo responden a determinados nudos teóricos, quizá estuviéramos juzgándolos a partir de una poética que no sería la suya, sino la del historiador. Pero no lo excluyo, te confieso que no he pensado mucho sobre ello; me he sentido siempre más crítico o teórico que historiador.


LRA.- En uno de tus artículos apuntas el parecer de que, como en el caso del autor, la escritura crítica supone lecturas y relecturas desbordantes que van conformando al propio crítico. Es decir: el lector-crítico iría haciéndose como sujeto de lectura. Echando un momento la vista atrás, ¿crees que de algún modo has dejado en tus ensayos las trazas de algún tipo de relato vivencial o confesional? (Entendidos ambos adjetivos como vía de auto-conocimiento y no como simple testimonio de datos biográficos.) Sé que fuerzo un tanto tu respuesta al recordar aquí una frase del primer ensayo de La palabra sabe: «la preocupación por la vida es lo único que me induce a plantearme las cuestiones literarias». Disculpa el pie forzado.

Bueno, los sujetos, de cualquier índole que sean, siempre están haciéndose, los de lectura y los de la vida. No sé a cuál de mis textos te refieres; pero creo haber hablado más de un ir haciéndose la propia lectura que del crítico como sujeto. La lectura de poesía, pienso, es lenta, se va decantando a través del tiempo, a fuerza de volver sobre sí misma, de encontrarse una y otra vez con el mismo texto, con los mismos autores. Es en este sentido en el que un crítico puede verse ante una sucesión de lecturas suyas que le devuelven una sensación, una conciencia de paso del tiempo y que, en esa medida, le hablan de su propia vida, del discurrir de los años que ha dedicado a ese trabajo de leer a los demás. Los elementos personales que he podido dejar en mi trabajo crítico serían de este orden, no relatos de carácter autobiográfico; el que haya, esporádicamente, un dato personal –y, sin duda, los hay– no compone relato ni busca un desarrollo de esa clase. La “preocupación por la vida” no es narrativa ni autorreferencial, sino más bien existencial o política.


LRA.- ¿Hasta qué punto las expresiones artísticas actuales, y más concretamente los textos poéticos, han de reaccionar a las quebraduras sociales y económicas de estos años? En tu caso, ¿sientes que tu decir poético responde, se resiente o se entromete en los conflictos sociales recientes?

Me parece que en parte ya he respondido. Entiendo que una situación tan dura como la de los últimos años, las formas de injusticia tan agudas y manifiestas que estamos viviendo, pueden favorecer la toma de conciencia social y política de muchas personas, y eso es alentador y positivo. Pero, a tu pregunta, yo diría que la poesía no ha de reaccionar ni más ni menos ahora que en otros tiempos o siempre. Por una parte, la injusticia y la opresión, el sistema, no son nuevos; por otra parte, como ya dije, para la poesía no es decisivo lo temático. El trabajo del poeta es la construcción de su lengua y es ese trabajo el que tiene –no sus temas ni tampoco sus intenciones– sentido político. “Los conflictos sociales” siempre están en el fondo de mi poesía, pero de este modo; temáticamente, pueden aparecer también, por temporadas aparecen bastante, como cualquier otro aspecto de la realidad que vivo o que querría vivir.


LRA.- ¿Crees posible encontrar modos de expresión poética en los nuevos lenguajes digitales?

Soy un simple usuario de los ordenadores y de algunas de sus aplicaciones, no tengo conocimiento técnico sobre “los nuevos lenguajes digitales”. Pero resulta indudable que, en cualquier tipo de lenguaje, pueden surgir modos de expresión estética. De todas formas, prefiero reservar la palabra poesía para la expresión verbal, sea en formato digital o no.


LRA.- ¿Podrías esbozar algún tipo de panorama actual de la poesía española? Y, si es posible, ¿trazar algún tipo de línea para el futuro?

No veo que exista, al margen de términos sociológicos, estadísticos o periodísticos, la “poesía española”, ningún movimiento de conjunto que responda a esa etiqueta. Me interesa mucho lo que algunos poetas españoles hacen, y trato de estar atento a las propuestas nuevas; pero –como te digo– lo que me atrae es la singularidad de cada caso, de cada nombre, cuando se da, no el trazado de líneas generales.





dos poemas

ES una noche de lluvia,
el agua hace ondas al rodar
cuesta abajo y tamborilea
sobre nosotros. Hace ondas
un frío por la espalda, el profundo
paisaje de negruras más o menos
espesas; lo que vive
está dentro del ojo.
La rama y su vuelo atado,
las dudas de si llegará
marzo, el camarero languidece
en el local vacío, las monjas
aun se colocan otra tela blanca
sobre la toca y el hábito blancos, y una
se gira ocultando el rostro, nos habla
como si no lo hiciera. Rama de marzo,
ritos virtuales del vuelo.

Tienda de fieltro
Barcelona, DVD, 2004


CUANDO se acerca marzo,
el invierno en sus últimas mañanas
se finge desvalido; la certeza
de la helada nocturna lo protege
de los bordes de sol que, entre esqueletos
de geranios, se amplían.
Pero el viento descubre
la fuerza oculta y agónica del tiempo,
acabándose siempre,
el mismo siempre. Es su mirada terca
la que nunca renuncia, la que lima
los destellos de luz en la pintura,
desviste los objetos,
los pule de apariencias, incoloros.

Invernales
Ayuntamiento de Alcalá la Real, 1985
(reedición parcial: Para una teoría del color.
Gijón-Oviedo, Nómadas, 1995)






Miguel Casado (Valladolid, España, 1954) es autor de una amplia obra poética, crítica y de traducción. Como poeta ha publicado Invernales, La condición de pasajero, Inventario (Premio Hiperión 1987), Falso movimiento, La mujer automática y Tienda de fieltro; sus poemas se han traducido a varios idiomas, y han sido recogidos en numerosas antologías y revistas. Su escritura crítica se recoge, por una parte, en las ediciones de Antonio Gamoneda, José-Miguel Ullán y Vicente Núñez; por otra parte, en volúmenes de ensayo como Del caminar sobre hielo; La puerta azul; La poesía como pensamiento; Deseo de realidad; Los artículos de la polémica y otros textos sobre poesía; Valle-Inclán; El curso de la edad; La experiencia de lo extranjero, y La palabra sabe. Actualmente publica la columna “Tienda de fieltro” en El Norte de Castilla y en la revista mexicana Periódico de Poesía. Su trabajo como traductor se ha centrado en libros de Paul Verlaine, Arthur Rimbaud o Francis Ponge, entre otros poetas franceses; y en los ensayos de Baudelaire, Mallarmé y Valéry incluidos en el volumen Matemática tiniebla. Genealogía de la poesía moderna. Acaba de aparecer, traducido en colaboración con Olvido García Valdés, El resto del viaje y otros poemas, de Bernard Noël. Igualmente, ha participado en la dirección de revistas como Los Infolios, El signo del gorrión o Hablar/Falar de Poesia; ha codirigido, entre otros, los ciclos “Poetas para pensar el siglo”, celebrado en el Círculo de Bellas Artes de Madrid, entre 2001 y 2004, y “La poesía, lugar de encuentro”, en el Museo Sefardí de Toledo. Forma parte del proyecto “Estudios de Poética” que se puso en marcha en Madrid en noviembre de 2013.




12.3.14



yaiza martínez /      tres  poemas de              el argumento de la realidad


Tan creadores de una realidad nueva como ajustados al ojo y a la escucha, estos tres poemas pertenecen al libro inédito El argumento de la realidad de Yaiza Martínez, que saldrá publicado en formato plaquette en el verano de 2014 dentro de la colección Poética y peatonal (http://www.ejemplarunico.com/) del artista argentino Gabriel Viñals. La edición (limitada) irá acompañada por una serie de camisetas pintadas por el propio Viñals, inspiradas en cada uno de los poemas del libro.



Las ciudades emergieron de la tierra cuando abrí
las Cartas a Theo

El pintor Fernando Fueyo hablaba por la radio de dar voz a los árboles;
de enseñar a los hombres y a las mujeres a mirar como los árboles

Desde el sur de Francia, Van Gogh repetía, insistente:
este sol para los artistas

Cerré el libro y, de pronto, nos vimos en Arles
contando agujeros de bala frente a un muro

Luego entramos al patio del sanatorio
con la esperanza de encontrar una oreja,
pues todo está en todo
parecía
el argumento de la realidad





En la descripción de su asesinato, la niña coreana
antes incluso

acariciaron los huevos
con los dientes
de la fimbria

dijo         el dominó por la nervadura
hasta el sur de Europa





Para guiar la colocación de las vallas, colgaron una cuerda del aire. Había
los sutiles pernos de la voluntad que a los hombres visten

majestuosos

amasaron la nada,
enhebraron la arena

tras los cristales
su fértil tubo de vaho
humedeció mis ojos
el verbo
de las termitas




Yaiza Martínez (Gran Canaria, 1973) es Licenciada en Filología Hispánica por la UCM. Ha trabajado como periodista, traductora y profesora de escritura y de español para extranjeros. Actualmente, es redactora-jefe de la revista online Tendencias 21. Ha publicado los poemarios Rumia Lilith, (Ateneo Obrero de Gijón, 2002), El hogar de los animales Ada (Devenir, 2007), Agua (Idea, 2008), Siete-Los perros del cielo (Leteo, 2010) y Caoscopia (Amargord, 2012). También es autora de una novela, Las mujeres solubles (Lulu.com, 2008) y de la novela juvenil aún inédita Interbrain- La Pandemia. Ha sido incluida en la antología de poesía Poetas en blanco y negro. Contemporáneos (Abada Editores, 2006), en la antología de relato breve Tripulantes (Editorial Eclipsados, 2007); en el libro coral Por donde pasa la poesía (Baile del sol, 2011); y en la Antología de Poesía Iberoamericana Contemporánea en Griego de Vakxikon (2013). Poemas suyos han aparecido en diversas publicaciones, como El signo del gorrión, Vera, Los noveles o ABC Cultural






12.2.14



alberto santamaría  /  dos poema inéditos


Un recuerdo banal podría haber anclado estos poemas a una suerte de fondo elegíaco complaciente y circular; y sin embargo el autor traza líneas desde el pasado que alcanzan el presente hasta articularlo en formas de ansiedad (cuestionamiento propio) y reconocimiento de nuestra situación en el mundo.




UNA COCA-COLA CONTIGO (AFTER FRANK O´HARA)

Yo estuve en Alaejos
mientras el sol
depuraba
a los estúpidos hombres
que se depilan el pecho. Yo estuve,
allí donde la tierra nada dice
entre camiones de puertas oxidadas
que levantan
una tierna piel de polvo
de camino al menú del día. En realidad,
una sombra aquí equivale al mordisco
de un cuerpo
débil
apenas nutritivo. Tomar una coca-cola
contigo en Alaejos es como devolver
al tiempo todo el metal prestado, como
devolver vida
a lo que eternamente se repite.
Un ciclista detiene sus pies
sobre la tierra
como un bello inquisidor
reclama agua del cielo
en Alaejos,
siempre en Alaejos…


¿Cómo regresar allí de donde nunca debimos salir?




EL ÚLTIMO REY DE AMUSCO

El aire se adueña de los postes
de la luz
con un temblor
que nos vuelve desgraciados.
El vino aplaza su destino
en el aliento
que dispara su lengua
hacia el centro de la plaza.
Yo fui dueño del palomar
junto a la autovía y ahora dibujo
círculos con un palo
sobre la tierra seca. ¿Quién si no yo
puede hablar del destino? ¿Quién mejor que yo
puede desafiar a la suerte
entre ruedas de madera y aleros
de metal? La felicidad,
como la vergüenza,
no visita a sus hijos sin exigir
un sacrificio. Inclinado
en busca de cebollas su espalda
da sentido al paisaje. No escribir más.
Esperar que otro sea quien
comulgue con la nada. Que otro sea
quien talle el desequilibrio que la música
electrónica deja en los maleteros abiertos
a las afueras de la noche. En esa simpleza
reside el placer de lo que ocurre
sin que nadie lo vea. Pasar
de un instante a otro sin depender
del óxido que todo lo tiñe. Yo fui
dueño del palomar y perdí
un ciclomotor en las verbenas
de San Áspide. Descender al infierno
—con su música de latas vacías—
sería parecido entonces a confiar
en que esta historia
pueda ser narrada; confiar
al fin
en la posibilidad
de decir paisaje
—trazar su existencia—
y olvidar
que nada sucede sin nosotros.


Alberto Santamaría (Torrelavega, 1976). Ha publicado los siguientes libros de poesía: El orden del mundo (Renacimiento, 2003), El hombre que salió de la tarta (DVD ediciones, 2004), Notas de verano sobre ficciones del invierno (Visor, 2005), Pequeños círculos (DVD ediciones, 2009) e Interior metafísico con galletas (El Gaviero ediciones, 2012).




3.2.14



Sara otero / 3 poemas


En los poemas de Sara Otero, la voz poética no duda en ponerse de cara al viento de las circunstancias, de su herencia, de los otros, con el convencimiento de que, en la intersección con su presente, habrán de trazarse los rasgos de una identidad perseguida con avidez por todos los rincones de su imaginario idiomático.




CUMPLEAÑOS

Yo,
            que he heredado la sal y las preguntas,
            que no cambiaría mi sexo por el sueño rojo de las amapolas,
            que tengo en la garganta
            la sed y las tormentas victoriosas
            acabo de cumplir treinta años.

Pocas cosas se esconden en este cuerpo
sobre las que el tiempo no haya vertido ya
su luz y su sombra;
los pies domesticados en la costumbre del impulso
y la intemperie,
este pecho que se bate y alegra por capricho
del azar
y conoce la calma
absorta del refugio.

Tengo a mi favor
la alegría de encontrarme en el intento
de conquistar la avidez de esta sangre
que empuja
tanto como ya ha perdido,
saber que existo
lo mismo que existen las huellas en la arena,
llena de un préstamo ingrávido
de aire y forma
que algún día
                        tendré que devolver.



PUMA

Veintevecesno necesito tocarte los bigotes,
de tambor nocturno.
Alquitrán. Puma de limo, voltereta asfixiada.

Me dueles. Veintevecesno voy a arrancarte los diptongos
del afilado eclipse de las orejas,
huracanearte hasta volverte el corazón de lagartija,
tu volumen de gota,
el lento galope sobre la hierba.

Ahora estás donde llaman casa
a un disparo de nieve en las pupilas
y tu descanso es la sombra de un cerezo;
donde no es primavera en abril
ni nunca germinarán tus uñas en el follaje muerto.

Mi dolor es un vaso de luz
donde dormitan salamandras.

Quiero hundir la nariz en tu espalda pequeña,
soplarte el vientre de arcilla
besar los erizos helados que te trepan

                                   por la garganta.




RAZA DE MUJERES

Las mujeres como yo andamos descalzas sobre libros de poemas,
devoramos puntillas,
somos
un manantial de alas rotas ante los nidos vacíos.

Las mujeres como yo nacemos sabiendo todos los recuerdos hermosos,
entusiasmadas como templos,
la traición nos degrada de color
del rojo al violeta y al revés. Lo olvidamos todo
pues la tristeza
es un gas ligero que nos sube por los pulmones
y estalla en los tímpanos
como un globo de helio.

Lo sé
porque mi vientre lechoso se inflama con la lluvia,
porque tengo el carácter impregnado de lágrimas fáciles
y silbo enloquecida el estribillo de los timbres
                                                           de las bicicletas….





sara otero (León,1982) ha obtenido diversos premios en certámenes poéticos: el último, el I Premio de Poesía María Eloísa García Lorca en 2013. Ha sido en dos ocasiones finalista del premio Adonáis. Es autora de los poemarios Abecedario de ausencias (Premio Letras Jóvenes de Castilla y León, 2002) y En el lugar de la lluvia, (I Premio Internacional de Poesía Manuela López). Ha sido incluida en la antología Poesía para vencejos editada por el Instituto Castellano y Leonés de la Lengua.

         
                                                                               ¶





                                                                                     Foto: factorialunamaluna

17.1.14



luis colder / 7 poemas inéditos


Hace tiempo que Luis Colder, como un francotirador oculto y preciso, viene animando las redes sociales con poemas de imágenes rotundas y fuerza introspectiva. Los textos pertenecen a su poemario inédito Libro de agua.




COMODÍN DE LA PALABRA

     1

Palabra, guante que te protege
del engranaje del invierno,
y de ti.

     2

Palabra, sedimento de memoria,
sima de lo que siento
cuando te veo desierta
esperando el autobús
de la línea
recta.

     3

Palabra, que gira el derviche, la bailaora,
tu mano y el exprimidor de la noche;
sílaba con el peso de la sombra
que afina la realidad de las farolas
cuando llegas tarde con el último preso.


     4

Palabra tú, y la ilusión de incorporarle color;
dada está la posesión del mantra, lo mejor de mí,
y pagada la luz del recuerdo.


     5

Palabra sexo, experimento de la muerte,
invento para que la encales.




PULSO

Pulso sosegante en el astillero
de la mañana, fragmentos de ti
a la deriva de las máquinas,
esperando en el andén del viento;
quietud amable la del corazón
cuando ha hecho las paces
- y el amor - con todo los pedacitos
de tu universo.




DUELO

De espa(l)das al resplandor, siempre,
como un cuerpo que ha completado
su trabajo, dormido para nunca,
en penumbra, acompañado por
el duelo del zumbido acondicionado
del aire, y el frío eterno.




TIERRA

La tierra se asombra de la raíz, del segundo
que recorre el sendero de las encinas;
piensa en ti, labrador de palabras,
que siembras tinta en el vientre
de la hojarasca, en la corteza de la tradición
de sentirte Dios caprichoso fusilando
verbos en las tapias blancas de la amanecida.

La tierra juega con la gravedad de soportarte,
asume que volverás aunque te subas a las nubes
y a su codicia de atravesar fronteras; sabe esperarte
aunque llegues tarde surcado por las simas
del amor al musgo de las últimas verbenas.




MONITOR

Parpadean las vocales
al fondo
del poema,
el mundo estático sirve
pájaros
que saltan
de rama en rama,
y estás contento
porque
la policía no sospecha
de tu afición
a la felicidad
de estar
vivo,
y contarlo.




CUESTIÓN

Salgo de la librería, pienso en las miles
de librerías en las que he entrado,
me pregunto qué busco, qué mensaje
secreto necesito encontrar
para sentirme vivo;
hoy no ha habido suerte,
me duele la cabeza
y las páginas de un manual
de estética dicen
que soy demasiado mayor ya
para el ejercicio de la coquetería
de la palabra.




GLOSARIO

Leo la sura abierta de tu sexo,
pasa la eternidad - ahí afuera -
tejiendo destinos con latas
carbónicas y miradas de casta.

La materia se entretiene, levanta
el slogan de tu piel bronceada
desde un hígado que no digiere
la utilidad de amar a la vida.

El tiempo, cada vez más solo,
busca otros cuerpos
en los que consumirse.




luis colder (Monforte de Lemos, 1962) es licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Santiago de Compostela y autor de los poemarios Gran Sol (2001) y Libro de agua, de donde se extraen los poemas que aquí se ofrecen.